El mejor amigo de mi hijo se va lejos.


Si esto pasa, hay que abordarlo como un evento trascendente en la vida de nuestros hijos y dedicarle el tiempo y los recursos necesarios para su sana, aunque siempre lastimosa, tramitación emocional.


Recordemos que los amigos que son muy cercanos se identifican en muchas cosas, pero se complementan en otras. Eso quiere decir que, cuando dos mejores amigos se separan, cada uno vivencia cierta flaqueza identitaria pues pierde temporalmente cualidades o capacidades que se apuntalaban en su relación de amistad. Tal sería el caso de dos amigos que funcionaban muy bien juntos, pues siendo uno de ellos hábil para generar y mantener buenas relaciones sociales, le simplificaba el proceso de vinculación al otro. No obstante, en esta misma dupla, el amigo con dificultades sociales era capaz de solucionar fácilmente cualquier tema académico, motivando a su amigo, en gran cantidad de ocasiones, a progresar y sobresalir junto con él. Pero cuando esta fructuosa dupla se separa, por algún tiempo, cada uno de los amigos se sentirá mermado o incapaz en aquella función que compartían.


Por otro lado, la memoria de los niños no está del todo consolidada como la de los adultos. De ahí, que uno de los menesteres de las amistades cobre gran importancia durante la primera infancia: la historia compartida. En otras palabras, para los infantes que se encuentran en proceso y definición de su personalidad y autoestima, es de vital importancia contar con un par que avale y exalte sus experiencias como reales y valiosas, ya que sólo si un tercero funge como testigo, las creencias y vivencias personales cobran legitimidad y fuerza, lo que cimenta y fortalece el autoconcepto. ¡Qué difícil perder a este compañero y testigo de lo que somos!


Se recomienda que, en la medida de lo posible, este tipo de separaciones posea una planeación de por lo menos 1-2 meses de antelación, de tal suerte que el niño sea capaz de verbalizar sus emociones, explícitamente cambiantes, a lo largo de varias semanas. Asimismo, que le sea posible mostrar su agradecimiento y afecto de diversas maneras y en distintas circunstancias y, llevar a cabo actividades en conjunto con su amigo que se va, enunciadas como “nuestra última vez”. La finalidad de estas diligencias preventivas es sea capaz de asimilar paulatinamente la separación así como colmar su mente de huellas mnémicas favorables que fortalezcan su psique y faciliten el subsecuente duelo que estará por iniciar. #PadresEstrella #PadresConscientes #PadresDiferentes #Padresquesabenpedirayuda

Mi mejor amiga se va

#dueloinfantil #mejoramigo #mejoramigoseva #tipsdecrianza #psicologíainfantil #PadresEstrella #JudithCelisRiquelme #Terapiaemocional #consejosparapadres

Entradas destacadas
Entradas recientes